Logotipos a dos o más colores desde una imagen monocroma

Es lunes por la mañana (caraja mañanera, ¡menudas ganas de trabajar!), y el típico cliente “pesao” nos solicita reproducir un logotipo a dos tintas y lo que nos proporciona como original es un logo que hemos de escanear y en su caso redibujar para poder conseguir que sea “editable” a efectos de color.
La tendencia es automáticamente escanearlo y redibujarlo (con el esfuerzo y tiempo que supone en muchos casos) a través de Freehand, Corel o Illustrator, utilizando como plantilla el escaneado que hemos hecho previamente.
Pero claro, no todo es tan fácil habitualmente. Si el logotipo original no proviene de una tipografía que conozcamos (o por lo menos similar), o su conformación y diseño no permite el redibujado manual (o nos lo dificulta en exceso), o sencillamente no tenemos tiempo de hacerlo, tendremos que ir pensando en otras soluciones que nos faciliten este tedioso trabajo.

Yo ofrezco una que he utilizado en muchísimas ocasiones y que tiene unos efectos bastante reconfortantes para el “redibujador” en un corto plazo de tiempo (ya habrá tiempo de vectorizarlo después).

He aquí el causante de nuestras desdichas:

Logotipo a color desde una imagen monocroma

Lo primero es hacer el escaneado a alta resolución, por lo tanto, y aunque nuestro logotipo original esté impreso a dos o tres colores planos (si son más de tres deberíamos plantearnos el reproducirlo por cuatricromía) lo vamos a escanear en Escala de Grises y a unos 900 pixel por pulgada para que la calidad resultante sea la más alta, resultándonos algo similar a esto:

Logotipo a color desde una imagen monocroma

Acto seguido, limpiaremos nuestro escaneado de imperfecciones y buscaremos con los niveles o las curvas el negro y el blanco para hacer de esta forma que el rango de tonos grises del logotipo se reduzca lo más posible y se aproximen todos sus elementos al blanco y al negro puros. Si hace falta, las partes que aún queden en tonos grises debemos pasarlas a negro rellenándolas o pintándolas con negro al 100% para que nos quede lo más similar a este ejemplo:

Logotipo a color desde una imagen monocroma

Nuestro trabajo con Photoshop va terminando… Ahora tendremos que pasar el logotipo a Modo Mapa de Bits utilizando el Método “50% de umbral” y conservando la resolución de salida en 900 pixel. El hecho de pasarlo a Mapa de Bits, entre otras cosas es por economía de espacio, puesto que ocupa infinitamente menos que si lo mantuviéramos en Escala de grises (aunque es perfectamente posible utilizar el truco con este otro modo de color)

EN EL BLOG -  Los 10 mejores blogs en español para aprender fotografía

Guardaremos nuestro logotipo en Mapa de Bits con formato TIFF.

Y ahora colocaremos nuestra imagen/logo en Freehand (o Illustrator, o Indesign, o Quark). Lo primero que haremos será decir a través de la paleta objeto que queremos el fondo transparente:

Logotipo a color desde una imagen monocroma

Crearemos los colores con los que vamos a reproducir el logotipo. Supongamos que serán el Pantone Rodhamine Red y el Reflex Blue.

Lo siguiente es Clonar nuestra imagen en el mismo sitio donde está situada en este momento (ahora tendremos dos imágenes situadas una exactamente encima de la otra), y aplicar a la que está encima el color deseado (Rodhamine Red).

Una vez hecho esto, con la Herramienta Pluma haremos un trazado rodeando únicamente la parte que queremos aislar del resto del logotipo, teniendo mucho cuidado de que la línea que tracemos no toque el trabajo. Cortamos la imagen superior (la que está ya coloreada de Pantone Rodhamine) y la Pegamos Dentro del trazado que acabamos de hacer. Obtendremos algo similar a esto:

Logotipo a color desde una imagen monocroma

Bueno, pues prácticamente hemos terminado… Sólo nos queda quitarle a la línea del trazado el color (para que no se vea) y aplicarle el color deseado a la imagen que tenemos debajo (Pantone Reflex Blue).

Nuestro logotipo final quedará así (a dos tintas y con una gran calidad siempre que lo vayamos a reproducir a su mismo tamaño o poco más grande):
Logotipo a color desde una imagen monocroma

Esta técnica se puede emplear, como he dicho al principio, en todos los programas de diseño. Lo que pasa es que las paletas donde realizan los distintos pasos serán otras, pero el fondo es el mismo. Sólo hemos de tener cuidado de no mover una imagen con respecto de la otra. Lo ideal después de colorear el logotipo es agrupar los elementos para que siempre vayan juntos.

¡Ah! y si el logo final va a tres o más colores (planos) ya te imaginas como hacerlo ¿no?

Como habréis podido comprobar no sólo de Logotipos Vectorizados vive el Preimpresor.

Logotipos a dos o más colores desde una imagen monocroma
¿Cuánto te ha gustado?

También te puede interesar...